Sinopsis | La voz del Silencio

© 2018 Cultura Colectiva

Sinopsis

México es tierra de temblores y mucha de su gente lo olvida constantemente. El 19 de Septiembre de 1985 un temblor azotó al centro del país dejando más de 10 000 muertos y millones de afectados. 32 años después en el aniversario del temblor del 85 la tierra se vuelve a sacudir con fuerza afectando a 12 millones de personas.

 

La doctora Olivia Domínguez antropóloga de la UNAM se encuentra haciendo un estudio sobre el impacto del terremoto de 1985 con sus alumnos de la Escuela nacional de Antropología. Ella cruza la ciudad para llegar a su casa en colonia del Valle en donde se da cuenta que el edificio de su departamento está destruido perdiendo así su patrimonio y convirtiéndose en damnificada.

 

Ismael Villegas es un electricista de la ciudad de México y rescatista de profesión. El día 7 de septiembre tiembla en el centro del país. El se reúne con su grupo de rescate, Topos México Adrenalina AC. y sale para la ciudad de Juchitán en Oaxaca a hacer labores de búsqueda y rescate, y de apoyo psicológico.

 

Aquí, se encuentra con el desastre que el terremoto dejó entre las comunidades zapotecas. El 19 de septiembre mientras está ayudando en el albergue de la ciudad de Juchitán, se entera del temblor en la ciudad de México y decide volver a continuar con sus labores de rescate, ahora en la Ciudad de México.  

 

El 20 de Septiembre después de un viaje de 15 horas llega al derrumbe en el corazón de la ciudad en la dirección de Álvaro Obregón 286 en la colonia Condesa. Aquí se encuentra con la inmovilización que provocó la mala organización gubernamental y a pesar de su experiencia como rescatista en otros países como Japón o Haití, queda fuera de la operación de rescate.

 

Al mismo tiempo se cruza con Daniel Moreno un importante periodista mexicano que motivado por lo que ve frente a él, comienza una de las más grandes y largas coberturas sobre las consecuencias de los eventos sísmicos de septiembre, la cual destapa varios casos de crimen y corrupción.

 

Al mismo tiempo, Sergio Beltrán un arquitecto forense, pasa por Álvaro Obregón 286 mientras se dirige a su casa. Inmovilizado por el miedo, decide continuar su camino y eventualmente llega a su destino. En su casa, recibe una llamada en donde le dicen que un familiar suyo está atrapado en un derrumbe. Sin mayor explicación, antes de salir a la ayuda de su familia, decide confirmar la ubicación de este derrumbe y de otros 10 más en un documento en línea y lo comparte con sus colegas del movimiento estudiantil del 2012 conocido como Yosoy132, para darle vida a una iniciativa civil de organización que superó los esfuerzos del gobierno mexicano frente al desastre y que lleva por nombre Verificado 19s.

 

Un día antes el 19 de septiembre, llega a Álvaro Obregón 286, Rodrigo Heredia, un contador sin experiencia pero con ánimos de ayudar a los procesos de búsqueda. A pesar del acordonado gubernamental alrededor del derrumbe, un comandante del ejército le pide ayuda para subir herramientas debido a su corpulencia y ánimos para ayudar.  Después de más de 48 horas se termina mezclando con un equipo de rescate en el techo del edificio para efectuar el primer rescate de tres personas en esta ubicación.

 

Lucia Zamora estaba en Álvaro Obregón 286 en el momento del sismo, el edificio se derrumbó sobre ella . Ella espera en hueco de 30 cm entre losas de miles de toneladas por un rescate que milagrosamente ocurre.

 

Los meses pasan y la ayuda que floreció en los días cercanos a los simos pasa al olvido. Olivia se encuentra en Juchitán 8 meses después en una asamblea nacional de damnificados que representa a más de 7 mil familias. Aquí, la investigación que comenzó en septiembre se convierte en el censo oficial de los damnificados, una herramienta clave para buscar solucionar el problema de desinformación que parte de el gobierno aprovecha para desviar los millones de pesos de las donaciones y recursos destinados a la reconstrucción.

 

La solidaridad mexicana florece desde los primeros momentos recientes a los sismos, pero al pasar el  tiempo, la sociedad vive con una idea de autosatisfacción por el esfuerzo que mostró y el impacto que el terremoto tiene sobre cientos de miles de personas pasa al olvido.